lunes, 21 de febrero de 2011

¿Qué es Shekinah?

Shekhiná (שכינה - transliteraciones alternativas Shejiná, Shekinah, Shechinah, Shekina, Shechina, Schechinah)
Es la palabra en español para la traducción del hebreo que significa la gloria o radiancia de Dios o presencia de Dios. Es derivado del verbo Hebreo 'sakan' o 'shachan' - que significa morar o residir, y se usa para denotar la habitación o morada de Dios, especialmente en el Templo de Jerusalén.
Etimología
Shejiná se deriva del verbo hebreo Shakan (שכן). En el idioma hebreo bíblico, la palabra Shakan significa literalmente habitar o morar, y es usada con frecuencia en la biblia hebrea (Tanaj, Antiguo Testamento).
En hebreo rabínico antiguo, la palabra se usa con frecuencia para referirse a los nidos y a la costumbre de las aves de habitar en ellos. De la misma manera, en el pensamiento judío clásico la Shejiná se refiere a a la habitación o morada de la presencia divina, hasta el punto de que en la proximidad a la Shejiná se percibe con mayor fuerza la comunión con Dios.
La traducción hebrea de Tabernáculo, mishcán, se deriva de la mencionada raíz Shakan.
También se usaba como la bendición de Shabat en el Templo de Jerusalén.
Se cree que la palabra griega skene (habitar) se deriva también de Shejiná y sakan.
Referencias en el Antiguo Testamento
(Exodo 40:35) -Y no podía Moisés entrar en el tabernáculo del testimonio, porque la nube estaba [shakhan] sobre él, y la gloria de Jehová lo tenía lleno. Ver también Génesis 9:27, Génesis 14:13, Salmos 37:3, Jeremías 33:16.
(Salmos 132:5): Hasta que halle lugar para Jehová, moradas [mishcanot] para el Fuerte de Jacob.
Significado en el Cristianismo
Además de las diferentes indicaciones de la presencia o gloria de Dios registradas en la Biblia Hebrea, muchos cristianos consideran que la Shejiná también se manifiesta en diferentes lugares del Nuevo Testamento.
El Diccionario Bíblico Easton, publicado en 1897, presenta la siguiente definición:
Shejiná – Una palabra Caldea que significa lugar de descanso, no encontrada en las Escrituras pero usada por los Judíos tardíos para denominar el símbolo presenta de la presencia de Dios en el Tabernáculo, y después en el Templo de Salomón. Cuando el Señor sacó a Israel de Egipto, fue delante de ellos en una "Columna de nube" y en una "Columna de Fuego" (Exodo 13:21); éste era el símbolo de su presencia entre su gente. Dios también habló a Moisés a través de la Shejiná en una Zarza ardiente. Ver otras referencias a la Shejiná en Exodo 14:20; Exodo 40:34-38; Levitico 9:23,24; Numeros 14:10; Numeros 16:19,42.
Es probable que después de la entrada en Canaán, esta nube de gloria se estableció en el interior del tabernáculo, sobre el arca de la alianza, en el lugar más santo. Sin embargo, no tenemos referencia especial a ésta, hasta la consagración del templo por parte de Salomón, cuando llenó todo el templo con su gloria, de tal manera que los sacerdotes ya no podían quedarse adentro para ministrar por causa de la nube (1-Reyes 8:10-13; 2-Cronicas 5:13,14;7:1-3). Probablemente permaneció en el primer templo en el más santo de los lugares como el símbolo de la presencia de Jehová durante todo el tiempo que el templo permaneció de pie. Después de ello, la nube desapareció.
El Espíritu de Dios
En el Nuevo Testamento se asemeja con frecuencia la Shejiná a la presencia o habitación del Espíritu Santo en el creyente, constituyendo un paralelo a la presencia de Dios en el Templo de Salomón. La Shejiná está vinculado a la profecía en el cristianismo de la misma manera que en el judaísmo:
Porque la profecía no fue en los tiempos pasados traída por voluntad humana, sino los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados del Espíritu Santo. (1:21;&version=RVR1960; 2-Pedro 1:21)
La Gloria de Dios
Existen diferentes referencias a la Shejiná en el Cristianismo donde se manifiestan la presencia y la gloria de Dios como sinónimos,[2] como se ilustra en el siguiente ejemplo del libro del Éxodo:
Entonces Moisés subió al monte, y una nube cubrió el monte. Y la gloria de Jehová reposó sobre el monte Sinaí, y la nube lo cubrió por seis días: y al séptimo día llamó á Moisés de en medio de la nube. Y el parecer de la gloria de Jehová era como un fuego abrasador en la cumbre del monte, á los ojos de los hijos de Israel. (Exodo 24:15-17)
También se encuentran numerosas referencias en el Nuevo Testamento, tanto en forma literal como espiritual (Ver por ejemplo Juan 17:22, donde Jesús dice: Y yo, la gloria que me diste les he dado; para que sean una cosa, como también nosotros somos una cosa.)
La presencia divina
Y Jehová iba delante de ellos de día en una columna de nube, para guiarlos por el camino; y de noche en una columna de fuego para alumbrarles; á fin de que anduviesen de día y de noche. (Exodo 13:21)
Referencias
Categoría: Cristianismo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada